CANCIÓN DE INSULTO

No me puedo…

No intento un indulto

¿Cómo ser del sueño

si mis rastros han atado?

 

Fueron esas noches

todas las noches de nostalgia

vasos y humo

las horas tras un solo recuerdo

las horas en busca de aves y ojos.

 

Fueron pesares

estúpidos delirios

malditas pretensiones.

 

Fueron la condena

a todo mi infinito

bajo,

oscuro,

siniestro.

 

Gárgola soy

en catedrales de cinismo,

paria de los parias

negado por los astros

condenado a escriba

… y por fin maldito.

 

Absurdos;

silencio,

quietud,

muchedumbre de restos,

Flores secas.

Abalaustrado e inconcluso

y  una voz que grita redenciones.

 

El frio,

silencio,

quietud.

 

Crucigrama de nubes

sobre papel manchado;
unos ojos

unos labios

un retorno

silencio.

 

Foto fija a una eternidad

rastros de recuerdos…

y quietud,

jinetes de plata sobre los andenes.

 

Detenidos,

conclusos

hipertrofiados.

 

Miradas y silencio

como una predicción

al movimiento.

 

Como un réquiem

a toda una escultura,

como un adiós…

al buen silencio.

Un comentario sobre “CANCIÓN DE INSULTO

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: