PERDONES

Puede hacer falta el llanto

para renovar los besos que hemos distraido

en las clausulas formales de toda la distancia.

 

El tiempo es enemigo del destino

el destino puede vencer el viento.

 

Los milagros suceden

en las almas que se acercan

al cenit de la ternura.

 

Los pactos se refrendan 

en las abatidas mentes 

que elevan los muros

y distancian.

 

Un perdon

no es suficiente.

 

Mil perdones

se juntan en un credo

que acrecienta el llanto.

 

Adios la soledad

y los misterios.

 

Bienvenido el canto

que hace del destino

la conjuncion perfecta

de nuestros cuerpos prolongados.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: