LA PERLA/MEDIO DIA

«Masticar el silencio, masajear la espectativa»

 

Otra vez

la sal en mi

y yo en la sierra,

de nuevo en la promesa.

 

Puedo ver los versos

codificados en azul

y viento.

 

Puedo oler la magia

tambien azul

más altiva.

 

Todo es incierto

aquí,

en la altura misma del poeta,

 

Sé comprender el luto

de las dolientes márgenes

La arena se apaga.

 

Estoy en paz con el horizonte

y en tablas con el cenit.

 

Ota vez,

el alma a su destierro.

 

II

 

Medio día

aquí en el todo

solo sonidos libo.

 

Se pueden masticar

el silencio y la calma

se palpan los momentos.

 

Un grito del aire

se cuela en la quietud

mas vibra y danza

justo al equilibrio.

 

Los rostros todos

extraños al pacto

entre el horizonte calmo

y el soslayo de anhelo.

 

El aire,

todo en suspiros

todo en soledad,

agazapado.

 

El cenit

acristalado y puro

limpio de hedonismo

y otro desespero.

 

Medio día

aquí en el instante

de un verso concebido.

 

Ya la sal

ya el magnetismo

hasta las alturas níveas

congelan la dicha.

 

Se cubre y protege

la astucia del mar,

e inunda el alma.

 

Corazon síncopa

nervios en flor

quietud,

pronunciamiento.

 

Perfecto instante

¡Oh medio día!

bautiza el recuerdo

de un poema en mantra,

 

y que sea tu Perla

la que salve la esperanza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: