BONDADES

Me he pasado la vida

predicando incoherencias,

enseñando el camino

que lleva solo a la tristeza.

 

He consumido mis dias

hablándole al viento,

marcando con sal

sobre suelos de arena.

 

Mi bondad es de mentira,

es un discurso acordado

para entretener el vértigo.

 

He aseverado rebeldías

y justificado cada panfleto

en contra de los rencores.

 

He provocado algún insulto

a la tardanza del destino

y sus lentas victorias.

 

He escupido sangre

cuando mis labios se queman

con todas las blasfemias.

 

Más aún,

sigo en vilo y soy de decadencias.

 

Que se levanten los concientes,

que destruyan mi soledad

y callen mis confirmaciones.

 

No habrán versos de lucha

cuando la causa se pierde

y la comodidad resguarda.

 

No habrán mentiras torpes

cuando cese la tinta

… y se pudra la sangre.

 

Y se lleve el tiempo

la vulgar esencia de mis días tristes.

 

Y revele el intento, el ultimo,

de proclamarme un dios

que destruye sus altares.

 

Me he perdido en los segundos

de predicar unas bondades

que nunca fueron ciertas.

 

Mientras tanto,

se condenan al vacío

todas mis preguntas.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: