LUNES (DOS)

En el día de lavar
limpié mi angustia,
las dudas y las penas
y el rastro de vejez.

 

En el día del dolor
extendí el manto
y puse la tristeza
al lado del cajón.

 

Vinieron los presagios
refrescando el lar,
tibiando las miradas
sujetas al cielo.

 

De lo alto, de ese cielo
llovió suspiros,
la soledad se eclipsa
el día de lavar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: