AETERNUM

¿Quien se debe a nuestros vicios?
¿a la sangre que mantiene las pausas y los sueños?
 
El cielo espera con la diestra limpia
y con el amor perfecto…
el perdón ya ha sido dado
y la redención nunca está en duda.
 
¿A quien debemos la amargura?
si la soledad es templo
y el silencio salmo que enaltece.
 
Pater Noster qui es in cælis
el universo gira en torno a un poema
y se canta gloria en las oscuras fuentes.
 
Et ne nos inducas in tentationem
las palabras pasan pero los sueños brotan
y se hacen eternos los deseos de alegría.
 
Pasan también los segundos en verso
que ofrecen sacrificio cuando el altar deslumbra.
 
¿Quien nos libra del mal?
Oh Padre que ya fuiste tentado,
si cada instante puro se debe al egoísmo.
 
Que se alcen nuevas voces
y que otros poemas invadan de metáforas
la esperanza y el destino.
 
Que se llenen de musas los templos
y se derriben los dogmas, se troque por poesía.
 
Y que resuciten por fin los pactos buenos
que quedaron proscritas en parnasos de olvido.
 
Pero que mis versos,
sean siempre un eco
de la promesa que respiras.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: