A.P.A.

Otro día y suena el viento
el nido de los pájaros
reclama un verso
y el poeta insiste en letanías.
 
Anclado a mis miedos
me reduzco a humano
dejando las alas para otros tiempos,
dejando los altares en olvido.
 
Soy el heredero del verso bueno,
pero los muros se alzan
y el Laberinto se repliega.
 
Amanece sobre mis cantos
atardece sobre tus odas.
 
Armando,
cada silaba tiene tu voz,
cada ensimismamiento tu lacre.
cada escapada tus nostalgia firme.
 
Me leo en tus estrofas
me veo en tus aciertos
y aprendo dignidad en las derrotas.
 
Déjame el mester de poesía
e intactos tus triunfos
más también tus miedos.
 
Déjame acompañarte en el camino
y toma mi mano, Armando
somos sangre y tinta
que nadie ha comprendido.
 
Otra noche y cae la arena
aún en el párvulo siglo
que en su madurez te otorgará laureles.
 
Seré testigo, seré estandarte
y sabrán las arias del potente ritmo
de tus cantos perfectos.
 
Ven conmigo Armando
guíame al monte de los bardos
donde seamos Fenix
a pesar del olvido de todos los profanos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: