DEIDAD Y VIDA

Un solo aliento tibio
y se moldean el barro
la hierba, el maíz, la melodía.
 
La luz se separa de los miedos
los miedos se acumulan
y Ella altiva.
 
Una mujer de verbo y pulso
con un beso creativa
sin subllanto ya me cerca
sin subpulso me ilumina.
 
Diosa eterna
magia y curso
dueña del sentido
pacto que me anima.

Ojos de bondad
hielo, a veces, para enfriar la herida.
 
Hembra universal
fiel sacerdotisa,
canto propio y cumbre
eterna y combativa.
 
Alabada más paciente
dueña de mis días
corazón de mis segundos
elevada y siempre mía.
 
Me rindo ante sus credos
me hinco en su sonrisa,
le doy todos mis rezos
tan solo con Poesía.
 
Y soy su vigilante
reverente y sosegado,
le alzo un templo nuevo
en la cumbre de mis días.
 
Un viento en mar e impulso
y desaparece en el instante
toda cruel melancolía.
 
Sanadora y venerada
vuelve aquí, Reina elegida
que tu templo es consagrado
a las rosas que te anidan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: