FRANQUEZA

No me dejan dormir
vendavales y orgullo,
y el resto del mundo
inocente de todas las tormentas.
 
En el primer día
las puertas se han hecho
con la certeza del triunfo
(Pero fueron vencidas por el viento)
 
Ya no hay destino,
y ya no me importa
la paciente espera
o el renacer de una promesa.
 
Yo lo sé,
mi casa es fuerte
y alzaré de nuevo
el refugio del pulso.
 
Sentido el huracán
barridos los miedos
y vencido el llanto,
renazco entre sombras
y promesas de olvido.
 
Tengo la franqueza
de mi alma inmune
y el dolor intenso
del amor destruído.
 
Soy de soledad
más tengo la poesía…
amante de mi hiel
y de mi desesperanza.
 
Soy libre, franco y níveo,
hijo preferido de Selene
cuando coqueteaba silente con Neptuno.
 
La tormenta destruye mi techo
pero deja intacto el piso.
 
Aquí estoy,
lleno de valor
para afrontar los versos
y, con la franqueza y el cinismo…
 
Decirle al mar que soy su dueño
y al viento que soy pulso.
 
Ya podré dormir
así el dolor me acune
y el amor haya para siempre fenecido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: