MATINAL CANDELARIA

Anquilosada y si culpas
detenida en el tiempo,
siento tus calles aún vírgenes
de mis pasos y mis versos.
 
Ancestral, casi divina
te alzas sobre las promesas
y le otorgas al destino
esquinas de historia
y muros de poemas.
 
Hermosa, solitaria e imprecisa
tienes la magia de los siglos
escondida en tus pasos
y en cada tejado desde donde asoman
los ojos de fantasmas hechos viento.
 
Hoy, cuando mi tristeza se impone
recorro tus recodos ¡Laberinto!
y me dejas poseerte sin reparo
mientras los silentes espejos
reflejan sin pudor la desnudez de mi alma.
 
Candelaria, vieja hermosa
te dejo grabadas mis pausas
y te nombro con la fuerza de mis ritos.
 
Me dejas, sin pedirlo,
la sanación a mis pesares
y la esperanza del triunfo
de mis décadas de héroe
y los laureles de mis gritos.
 
Matinal Candelaria
siempre despierta y altiva,
de tus calles, mi vida…
de tus esquinas, el placer de mi cinismo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: