APHRODISIAS

No es una plegaria,
solo un poema de razón y de justicia.
 
Oh Afrodita, la dorada,
la hermosa del mar y de los susurros buenos.
 
A ti los versos de danzas
en las naves perfiladas
sobre el sinuoso oceano
sobre el que busco un equilibrio.
 
A ti mis nuevos pactos
a ti, la pureza de un cielo
que ya tienen nombre de delta,
cuando las aves migran al sur
en busca de la paz y del aliento.
 
No es un conjuro,
es solo un poema de calma y de certeza.
 
Ave, diosa de infinita hermosura
postrados los bardos te elevamos festejos
y en tu templo cantamos odas
para alegrar tus eternos segundos de alivio.
 
Toda mi heredada inspiración,
la nobleza de mis pasos buenos
toda mi razón, el un pulso vital
y la sonrisa de mis días.
 
Todo en ofrenda, ¡Oh Bella Afrodita!
para que le des inmensa paz,
plenitud y dicha eterna
a la Luz, Guardiana de Victoria.
 
Toda mi energía
para que la distancia anime
el legado de tus símbolos,
y asi…
se mantenga el equilibrio
de todo mi universo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: