VITALICIUS

Me sumergí en la mar cuando era Niño
una mar que no sentía mi impulso
una mar infinita y perfecta.
 
Lleno de su sal la contemplaba
la veía crecer y hacerse verde y eterna,
esperaba el día de volver a ella.
 
Pero crecí en las montañas
reiné sobre colinas de trigo
y me hice profeta entre rios y bosques,
el frío refrescaba mis versos.
 
La colinas se allanaron con el tiempo
y la brisa me trajo el susurro de la playa.
 
Una suave insinuación,
un destello de Luna llena
y de nuevo sentí la magia de la Mar
entre mis venas.
 
De lejos la sentí
a la distancia me sumergí en ella
me consumí hasta lo profundo
en los abismos prohibidos
y entre sagrados templos.
 
Poseidón vigilaba mi levitar
mientras surcaba el dominio
donde se resguarda la esencia de la sal y del viento.
 
Atraído y perplejo
olvide para siempre tierra firme
y me hice tritón, o volví a serlo.
 
Soy eterno habitante del mar y del tiempo.
 
Aquí sigo en mi elemento
ya la mar está ausente
mas sigo sumergido
en lo profundo e infinito
de tan solo un recuerdo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: