OAXACA

Los viajes son momentos de la mente. Andrea Riviere

 
Aranzazú,
 
Lecho de rosas y el aroma de mezcal,
tus labios ahumados y perfectos
los míos en fuego, entre saliva y verso.
 
Cerco de espinas
resguardando el mortal indicio
de sabernos proscritos y bohemios.
 
Tu acento del sur,
como mágico susurro
del día en que olvidé mi nombre
(y mi heredada rebeldía)
 
Bailabas sola,
huipil tallado
y tu falda tan amplia como mi deseo.
 
Trenzas perfectas
que dejaron mudos
también mis pensamientos.
 
Cantabas alegre,
en el día de tu santo
vinieron de la tumba
tus ancestros (pude verlos).
 
Gravitabas mi espacio
con Sandunga cadencia
tu cante tan profundo como mi deseo.
 
Y luego de las velas,
elegimos refugiarnos del pasado,
sin palabras, sin promesas.
 
Tan solo el momento justo
para enfrentar el calor
con la desnudez del alma.
 
Y dejamos en tu Istmo
el recuerdo imborrable
del instante perfecto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: