LA DUDA

¿Qué fue de los atardeceres cálidos?
tus ojos llenos de ternura
me cantaban el día entre guiños y sonrisas.
 
¿Qué fue de mis versos puros?
emanaban de mi alma a cada instante
solamente con pensar en tu aura.
 
No sabremos si pudo ser;
la tarde de domingo,
la semana de lucha
los meses de construir
los años de ser felices.
 
Tus ojos en mis labios
mis manos en tu piel…
no sabremos.
 
Solo se
que merecíamos saberlo
pero no fue así.
 
Queda la duda eterna
que el tiempo decida si podremos resolver el impulso
y aclarar con la mirada
lo que el silencio dejó
pendiente en nuestras almas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: