HUIR

Exiliarse,
ensimismarse
darle la espalda a la faz del mundo,
ser hermético a lo insulso.

Preferir la diáspora
y refugiarse de la levedad
volver al origen del verso.

Con hidalguía,
retirarse altivo y sin pretextos
luego buscar un renacer
lejos del lastre de todos los recuerdos.

Elevarse,
iluminarse,
darle la cara al tiempo nuevo,
abrirse al buen discurso.

Preferir ser dios
en cada pulso
y abrazarse al origen
para justificar las alas
y alzar el vuelo.

Y que murmuren elegias
todas las voces del descontento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: