DOS MINUTOS DE ODIO

1984 G. Orwell

 
Soy de paz,
cada segundo de esfuerzo y gloria
cada momento en plenitud
sin rencores ni soslayos.
 
He pasado la tristeza
y las melancólicas noches
de la ausencia y el olvido.
 
He reconstruido mi alma
con los poemas de luz
y los cantos de esperanza.
 
Sin embargo,
en las noches impares,
cuando la luna se ausenta,
dedico dos minutos a odiar mis pactos.
 
Dos minutos de odio
a las promesas rotas
a los pasos perdidos
y a la danza traicionada.
 
Odio, sobre todo,
al olvido injusto
y al silencio que carcome.
 
Dos minutos, no es más.
 
Luego, de nuevo la paz,
la tolerante entrega
y la armonía de comprender
los giros del destino.
 
Soy de amor,
de bendecir el día
y de honrar las sonrisas
con poemas buenos.
 
Cada luna trae su magia
y cada soledad sus buenos días.
 
Más cada desahogo
trae su añoranza
y asi, la mente sobrevive
y el alma se revierte en su terapia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: