SUCUBUS

Me reclino a esperarte,
la noche es fría
y hay suficiente soledad
en el ágora y el alma.
 
Solo la luna vigila
y mis brazos abiertos invocan tus alas.
 
Ya has tomado suficiente en mi
pero de las cenizas tengo esencia
que a borbotones emerge hacia mis versos.
 
Ven por más, soy fuente eterna
ven por lo que tengo
porque no hay más compañía.
 
Reclinado en la noche abierta
te espero,
esbelta y con el frío en tu cuerpo.
 
Hija de Lilith, angel eterna,
te espero aferrado al viento
mientras decides venir a mi,
tu único agotamiento.
 
Un día no te irás
y no habrán condiciones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: