CAUSAS SIMPLES

“La torre de marfil tentó mi anhelo; quise encerrarme dentro de mí mismo, y tuve hambre de espacio y sed de cielo desde las sombras de mi propio abismo.”
Rubén Darío

 
Mis causas simples;
el laberinto,
el ensimismamiento,
los laureles pactados
y un amor para los atardeceres.
 
Poder llenar el laberinto
con todos los poemas de lo eterno,
alzar nuevos muros
nuevos recodos y así,
hacer que se pierdan los ojos
entre poemas y delirios.
 
Buscarme entre mis miedos,
refugiarme en mi nostalgia
para saber que soy fuerte
a pesar de cualquier soledad
y lejano de toda la locura.
 
Escribir poemas para mis pasos,
describir mi mundo con versos y lances
forjar mi camino hacia el día
donde en el Parnaso reciba
la corona de luz y de inmortal canto.
 
Conquistar el sueño
de un amor tranquilo y simple
poder ser simbiosis
y mirar el mundo con los ojos atentos
al suspiro de una tarde en la montaña.
 
Mis causas simples,
definiendo el paso y el latido,
defendiendo el honor de mi nombre
para hacer eterno
el linaje del Mester de poesía.

2 comentarios sobre “CAUSAS SIMPLES

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: