ESPERO

O tal vez no,
no he decidido aún mi tiempo
cuando su voz habita
los recodos prohibidos de mi alma.
 
Y sé que he perdido,
he aceptado la distancia
más los versos siguen
en la inercia de un canto.
 
No existe soledad
cuando los recuerdos vienen
como ráfagas de luz
justo al medio día.
 
En las noches,
un desvelo pasa en medio
y un nombre insiste en vigilias…
mi sueño en verdad y terquedades.
 
Espero
o tal vez no,
sé del cansancio y del silencio
y presiento el olvido de los pactos.
 
Pero debo poemas al destino
y exigen metáforas los dioses.
 
Así que espero y no,
sin importar las dudas,
viviendo los segundos
en plenitud y dicha.
 
Amando el instante
en que, en espera y no,
un poema aflora
y transformo con palabras el destino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: