SONETO AL DÍA DE MI MUERTE

Cantó la muerte su canción prohibida
la del perdón al insistente espejo
huyó sin mi alma y me dejó perplejo
y en un soslayo anuncia su partida.
 
Entonces quedo en el punto sin salida
del Edén entre versos ya me alejo
en el limbo el poema es tan complejo
no deja planear la audaz huida.
 
Habitante del círculo escondido
un alma sola esperando redención
más de nada me siento arrepentido.
 
Y este réquiem es mi única canción
la ruta hacia el Parnaso no he perdido
un poema cual perfecta salvación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: