PROSAICO (o el susurro)

Me atrevo a versos libres,
esperando la redención de mis promesas
una carta sin previo aviso,
una respuesta perdida.
 
Susurro a la noche un conjuro,
para sentirme más viento que lluvia,
para hacerme etéreo e inconcluso.
 
Me alejo de métrica y ritmo
y hago sincopa mi canto de guerra.
 
Me atrevo a rebeldías
cuando no hay más destino
que mis sílabas grabadas
en el manto de lo eterno.
 
Susurro a la noche una elegía
un breve aliento cerca del mutismo.
 
Un poema simple
para afinar el pulso
y exiliar mis miedos
y aplacar mi cobardía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: