VIVÍ

Pasaron los ruegos
sufrí el destino de la prisa
y las amenazas del destierro.
 
Llegaron la paz y las absoluciones
mientras sonríen mis recuerdos
aferrándose al mutismo.
 
Fui aquel de cinismo y letargos
rodeado de mi mismo
en el buen ensimismamiento.
 
Me resguardaba del viento
¡más viví! cada respiro en plenitud
cada parpadeo en verso
y cada latido en redenciones.
 
Viví con intención
y lleno de luz
aun cuando la noche insistía en tinieblas.
 
A voluntad, a discreción y sin censura
viví mis miedos y mis atrevimientos,
fui el que fui sin ataduras, lastres o prejuicios.
 
Ya, al final del camino,
no miro hacia atrás sino hacia adentro.
 
Reconozco el triunfo de mis pasos
en medio del afán del universo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: