VEREDICTO

Se alza el jurado,
la sentencia es simple
cuando se aceptan las culpas
y se acrecienta el miedo.
 
Me he entregado al silencio
porque la conciencia es brisa
que susurra suficientes verbos.
 
He cometido amor inconcluso
prometiendo la vida y recibiendo llanto,
culpable soy de entregar hasta los propios versos.
 
He robado del sagrado tiempo
instantes puros de verdad y ritmo
ya solo quedan olvidos y lamentos.
 
La sentencia es simple
cuando se aceptan las culpas.
 
Los cargos son fuertes,
insistir en imposibles,
persistir en nostalgias
y entregar el alma sin medida.
 
El veredicto es claro,
vendrá la soledad perpetua
y la amargura disfrazando las sonrisas.
 
Y un exilio (doloroso) de mis versos
expulsados del campo de tus ojos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: