ABSOLUCIÓN

Invadí un espacio tan tranquilo
que no aguardaba por mis versos ni mis pasos,
me acerqué con la excusa del reencuentro
y supe ganarme de nuevo un lejano suspiro.
 
Me adentré sin miedo y sin fatiga
encanté sonrisas y espanté los miedos,
le di fuerza a los segundos tristes
y mentí la soledad y la distancia.
 
Usurpé la paz de una caricia
y me hice amante de la luna
(la luna sobre el mar que tanto extraño)
mientras tejía un pacto para abrigar el desespero.
 
Me apropié de la esperanza
y le hice un altar a mis promesas,
mientras el destino descubría la verdad…
solo era mi pecado creerle al viento su pulso
y al cielo lo escrito en un libro que no existe.
 
Culpable, luego condenado
odiado eternamente y recluido.
 
Denigrado por mi afán de la insistencia
rebajado a soledades y amarguras.
 
Así, caminando hacia el cadalso
descubro en un espejo mi estatura,
soy más grande que todos mis delitos
soy mas fuerte que todo lo pasado.
 
Me levanto en altivez
y con orgullo
he roto las cadenas sin reparo,
el universo ha decidido
la nueva sentencia ante la luz de mis ojos.
 
Logré mi absolución y me renuevo
más toda la poesía es el espacio
para contar la historia de unos besos nunca hallados.

(

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: