HO’ OPONOPONO II

PERDÓNAME

La mar está tranquila
y una sonrisa de Luna
acaricia el buen destino.

Así, todo en calma
puedo mirar de frente al tiempo…

Divina bondad, franqueza y tacto,
perdóname los versos y el alma viva,
donde aflora el rencor de mis decepciones.

Tengo el dolor, cáliz de hiel
la amargura voraz del arrepentimiento,
perdóname los llantos y la intensa lucha.

Sumergidos mis ojos en el viento
siento la mar que es más profunda
y puedo soltar mis culpas buenas.

Perdóname los versos tensos
y la ausente comprensión de mi egoísmo
cuando hubo el momento del amparo.

Así, confieso mis temores
las dudas, el dolor y mi abandono
y pido perdón por dejarme caer en el intento.

La mar está tranquila
y en acto de contrición
te doy todos mis versos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: