ODA AL DÍA QUE NUNCA FUE

«La desesperación tiene sus propias calmas» Bram Stoker

 

Un canto entre los sueños
alabado el segundo en fantasía,
una intención del día prometido
haciéndole frente a la vergüenza.
 
Oh tardes sin suspiros
bañado en el llanto de impotencia
y a la espera de la nada que insistía.
 
Un verso al día que nunca fue
todo un poema al universo en fuga,
plena inspiración a lo imposible.
 
Un canto entre los pactos
aquellos de ilusión y sello etéreo,
un día para nostalgias perennes
y para las tristezas compartidas.
 
Era un día de bondad
pero nunca llegó el alba
y congeló el rocío lo poco de esperanza.
 
Oh amanecer que no ha nacido,
dejando al sol perdido en sus espejos.
 
Una oda al buen destino
que prefirió postergar la dicha
aplazando indefinidamente los eclipses.
 
Un lugar especial, si,
al día que nunca fue
pero que está latente y en potencia.
 
Y siempre, como un libro abierto
dejándolo todo a la fortuna del viento…
esperando la coartada para que suceda el día.
 
Un canto entre los sueños
porque será,
será una vez un día
el primero de un tiempo
donde reine la calma
y triunfe la existencia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: