CÍRCULO SEGUNDO

De los viajes eternos
y de los pasos oscuros
descubrí con el poeta
el lugar de los proscritos.
 
Amantes rebeldes
promulgando besos tercos
y pieles en exilio de todas las caricias.
 
Ojos de pasión difusa
trenza de cuerpos y delirios
que se hacen barrera impenetrable
para los versos sutiles y precisos.
 
Veo a las musas temidas,
las dueñas de palabras
que con filo rasgan las almas y la risa.
 
Todos ya pedidos en eternas aguas
que son lágrimas mismas
lamentando lo entregado y lo perdido.
 
Me quedo, espectador de atardeceres,
a adivinar metáforas tristes
mientras se pierden las manos
cegadas de hedonismo.
 
Y así,
cansado de las súplicas grises
y de clemencia inmerecida,
decido llevarme ideas nuevas
y huir entre poemas redimido.
 
Y promulgar en juramento…
no permitirme habitar el llanto
donde la lujuria cumple su sentencia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: