A los hijos de Selene…(Chía, junio 3 de 2017)

Recuerdo de una tarde,
el sol cayendo
y tus ojos renaciendo al viento.

Risa de ocaso
anunciando cantos buenos.

Manos de éter
atrapando la magia del bosque
y haciendo de mis versos
un susurro nuevo.

Tú,
danza ancestral
en los distantes días,
cuando mis razones no alcanzan
para detener tus sueños.

Tú,
armonía suprema
ojos de océanos eternos
en las noches cuando hay luna.

Y yo,
huyendo del momento perfecto
cuando pudimos eclipsar suspiros.

Otra vez la Luna Llena
elevando tu hermosura
y desterrando todo mi cortejo.

Un comentario sobre “

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: