ASFIXIA

Una bocanada,
solo un respiro intenso
y se acaba la paz en mi camino.
 
El aire no es el mismo,
mis pulmones ya no saben
de triunfos ni promesas.
 
Siento la asfixia
cuando el veneno que respiro
me deja adormecido y parco.
 
Caminar por la ciudad
con la certeza de la muerte lenta
mientras intoxico mi pecho
en cotidiana demencia.
 
Sufro,
los poemas se desmayan
mientras el alma grita.
 
Tiemblo,
los pasos cesan al cansancio
en la altura de mis días.
 
Y me ahogo en los recuerdos;
el viento de montaña,
el aroma de musgos
los helechos protegiendo los senderos.
 
Nada queda de pureza,
hasta el viento es corrupción
y la brisa llega altiva
con su hoz cerrando las gargantas.
 
Una bocanada
y mi cuerpo se detiene
ante la agónica certeza
de una ciudad que no respira.

Un comentario sobre “ASFIXIA

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: