LEJOS

Bien,
la mañana es justa
y las lágrimas persisten
añejándose en solera.
 
Los mensajes olvidados
y las cartas hechas humo
se reúnen en instantes
de buen verso.
 
No hay piel ni sudor,
ni aroma a domingo sin tristeza.
 
Bien,
la tarde anuncia
que el día se extingue
dejándonos nostalgias y surcos.
 
El sol también reclama la distancia
y los pasos diametrales.
 
No hay aliento ni delirio
ni siquiera un roce fugaz
(Un susurro hecho suspiro)
 
Y bien,
estamos lejos…
en el último círculo
la noche es siempre noche
y no advierte despedidas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: