MONÓLOGO PARA UN PUNTO FINAL

Soy,
estoy y aún respiro.
 
Me digno a ser poeta
y a decidir un verso sin excusas.
 
Me jacto del absurdo
y soy señor de metáforas perdidas.
 
Soy,
estoy en verbos de nostalgia
y en cada sustantivo de angustia.
 
El espejo es también buena compañía.
 
Estoy,
en la altura de mis años
profeso una única verdad;
amar en soledad
cantar la luna nueva
reírme del dolor
y ser del viento.
 
Soy,
y aún tengo certezas.
 
Un punto final
en el día del solsticio de todo mi alfabeto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: