CUBIL

La casa, que ya es tuya
la flor roja en el centro
y los poemas abiertos
para narrarle al viento
las historias de la luna.
 
Tus ojos de magia
llenando la gruta de luz profunda
mientras danzan las sombras sobre los recuerdos.
 
No hay mejor abrigo
que la certeza de sabernos libres
convocados por el fuego
y danzando en circulo.
 
No hay mejor heredad
que sabernos juntos
para mantener en silencio
los besos olvidados.
 
Tu, dueña de la noche
yo, contador de palabras perdidas.
 
La casa está dispuesta
para que hagamos de la noche
un portal a la cordura.
 
Un aullido,
y el universo se detiene
a entender los cantos a la luna.
 
Un pensamiento en calma
y nacen de tu voz
planetas nuevos.
 
Y decido inspirarme en tu ausencia
para darle nuevamente
sentido a mi alfabeto.
 
Residiendo en tu casa,
tan solo con mis versos.
 
Y esperando tu llamado
antes que los cuervos canten
la promesa del fin de los tiempos.

Un comentario sobre “CUBIL

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: