VAHAJE

Así,
como siempre
en la perfecta soledad
resguardado solamente por montañas.
 
La tarde prefiere el silencio
y un leve viento
me trae los susurros desde el norte de mis pactos.
 
Un horizonte altivo
y en el valle se presienten el desespero.
 
Así,
mis manos danzan
y mis ojos se hunden al alma…
siento a madre en cada pulso.
 
Le canto al pasado
y elevo una oración al buen presente
mientras siento en calma
la mente y el camino.
 
No hay tormenta
tampoco vendaval
no hay disturbios en mis días.
 
Un viento suave
que me cubre y me resguarda,
un mensajero de poemas nuevos.
 
Y así
sano y libre
desciendo al valle
protegido por los versos.
 
Toda la calma
y el buen vahaje
impulsando con cadencia mi destino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: