33 (carta a una desconocida)

¿Qué haría a mis treinta y tres?
 
Subiría la montaña que me advierte
que no hay más sigilo que el candor.
 
Llegaría a escalar tu corta altura
tu napoleónica belleza
y todo el esplendor.
 
¿Qué haría a mis treinta y tres?
llegarían versos
y ángeles y sombras
abarcando mi verdor.
 
Sería tal vez más firme
y más espejo
descifrando la magia,
aliviando mi dolor.
 
Y serían mis pasos firmes
(marcha altiva)
la ternura y el viento
y un verso de rencor.
 
¿Qué haría a mis treinta y tantos ?
 
Elevarme a lo más puro
y triunfar sin mas pudor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: