TEMORES BREVES

Y pasa el viento
llevándose los versos,
la soledad insiste en aplacar el pulso.
 
Y pasan los consuelos
anónimos y tiernos,
dejo mi candor para el día del juicio.
 
Miedo a no verme más en el espejo
miedo a sentirme atado a primaveras
queriendo ser del buen invierno.
 
Y pasa el instante de impulso
y me aferro a la estela del silencio.
 
Miedo a no acallar las tempestades
miedo profundo
a sentirme para siempre en el olvido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: