RUBIK

Azul de tu aura en las mañanas nuestras
cuando emergemos del amor
que a la noche hemos hurtado.
 
Verde de tus ojos buenos
como un mar que anuncia eternidades
mientras invita a sumergir los versos.
 
Rojo de una tarde alegre
y en silencio la montaña
que se alza resguardando el buen deseo.
 
Naranja del frescor tranquilo
olor de azahar que impulsa mis pasos
y perfuma el segundo en que te beso.

Amarillo de tu pelo al viento
sol de las mañanas, alegría intensa
oro deslizándose en tu cuello.
 
Blanco por fin,
de tu piel en primavera
ternura de armiño definiendo toda tu hermosura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: