AMAR A LOS 40

Un tiempo de nostalgias,
las más puras
la verdad de los recuerdos siempre buenos.
 
Llegar a los cuarenta
con la frente en alto
los errores redimidos
y la conciencia tranquila.

 
Un tiempo de mirarse
altivo y con motivos
saberme de viento
abrazando las sonrisas.

 
Y pasan algunos años
y los cuarenta crecen
de a poco y con desvelos.

 
Reconociendo sus dudas
mientras deshacen laberintos.

 
Una noche y llega como brisa
y mis ojos se asientan a todo su infinito.

 
Y mi ilusión se alivia
y todo late en su presencia.

 
Hay paz en su voz,
se mecen las palabras
y apacigua los temores.

 
Las promesas vienen
y amanecen los nuevos segundos
en plenitud y armonía.

 
Amar a los cuarenta
como también lo hiciera
con la emoción intacta
y la razón tranquila.

 
Andar y ser suspiro
y en cada cercanía
rendirse al pulso
del amor perfecto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: