DETENTE

«Y contemplo tu inmensidad como mi Mar y mi Cielo»

Llega un punto de inflexión
una disyuntiva
o mas bien un espacio
para desafiarse.

La lección es simple,
llega un detente
y sabemos que hay versos
que merecen sus silencios.

Un cambio de ritmo
y sentirse pleno
abrazado por todo el buen cariño.

Unos ojos tranquilos
que abrazan los minutos en que lloro.

Y una voz de fuerza
que da brío a mis pasos
e impulsa hasta mi aliento.

Un comentario sobre “DETENTE

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: