TRES CULTURAS

Cultivo el cuerpo
con ímpetu y vehemencia,
elevo mis brazos mientras galopa el pecho
y siento en cada poro el bendecir del tiempo.
 
El paso de los años aplacando el pacto
más mis fuerzas prevalecen y me alzo al día
motivado por el pulso del viento.
 
Cultivo el cuerpo
y agradezco así la dicha
de proteger mi nave ante el destino.
 
Cultivo la mente
con mutismo y sigilo,
abro mis sentidos mientras se expande el verso
y siento en cada sueño la verdad del pensamiento.
 
Cada libro, cada idea alimentando el pulso
reconociendo los vacíos para alcanzar el tono
de la sapiencia pura y el latir del universo.
 
Cultivo la mente
y me entrego al destino
del eterno aprendizaje.
 
Cultivo el espíritu
en el silente instante
cuando la presencia del verbo acaricia mis pasos.
 
La dicha del momento en que habito
y la bendición de todas las sonrisas
mientras la luz se posa en mis altares.
 
Cultivo el espíritu
y soy parte de un todo
en equilibrio con lo eterno.
 
Cuerpo, mente y alma
la certeza de mis débiles impulsos
y el gran reto de grabar mis pasos en el tiempo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: