SAMVEGA

Solo ya no estoy
(las tardes grises)
he dejado mi equipaje en el olvido.
 
Altivo y fuerte
me acompaña la vehemencia
dejando de lado los lastres del tiempo.
 
Me entrego ligero
(aliviano el paso)
andando el camino como un canto fresco.
 
Venzo la pesadez de los recuerdos
y sin rencor omito los errores quedos,
me ufano de mi alegre desmemoria.
 
Elevo en silencio
meditante y limpio
mi pensamiento es luz cuando resigno el llanto.
 
Garante de bondad
se purifican todos mis segundos
con la fuerza de dejar atrás cualquier suspiro.
 
Así;
ligero, elevado, silente y festivo
continuo el viaje del desprendimiento.
 
Siempre atento a la tentación del mundo…
apegado nisiquiera al sutil aliento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: