ÉXODO

Llegaste,
la luna miraba tu viaje desde lejos.
 
Te recibió una tarde de Alegría
mientras mi niñez holgada
seguía pretendiendo papalotes.
 
Llegaste de tu viaje entre montañas
y fuiste la heroína de mis cuentos
aún sin conocer de tus historias.
 
Te trajeron de campos de dulzura
a la sabana donde la luna se esconde del cemento
pero trajiste con tus ojos
la ternura perfecta de tu infancia.
 
Y yo, seguía en el solar
pretendiendo volar sin papalotes.
 
Floreciste sin sonrojos ni canciones
transformando tu alegría en los festejos
dejando en un baúl las memorias bucólicas y el llanto.
 
Creciste allí, tras la frontera de mi soledad
y ausente de mi timidez y mis torpezas,
creciste hermosa y fuerte
sin sospechar que preparabas de nuevo la partida.

Y nos fuimos,
diametrales y ausentes.
 
Y vivimos el éxodo del viento
sin siquiera sospechar
que seríamos del otro
el destino prometido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: