BODEGÓN

La luz perfecta tras la ventana
sombras que prolongan las formas
y recrean las siluetas de lo inerte.
 
Una botella antigua
damajuana del verde perfecto
que gobierna un altar
donde libaron los fantasmas de poetas mudos.
 
El mantel sucio de versos
las viandas intactas entre mendrugos de alfabeto.
 
Luz de atardeceres
y el viento invitando a la cortina
a abrazar también la sombras y los versos.
 
Una copa servida y a la espera
marcando el aroma del poema
mientras el humo de tabaco se engalana.
 
Un bodegón a mediatinta y encantado
alzándose imponente en el rincón perfecto
de la mansión donde se hospeda una noche
el gran creador de laberintos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: