TRILOGÍA DEL YO (2)

LEON
 
Bogotá, agosto 16 del año emancipado.
 
Mis ojos descubrieron la verdad,
la luz del sol iluminaba el curso
y despertaba así mi rebeldía.
 
Un grito que silenciaba la demencia
una voz imponiéndose al destino
y la fuerza de saberme el soberano
de todos los segundos nuevos.
 
La sangre del desierto se rebela
y de Sión los mensajes claros
indicaban el momento del triunfo.
 
Rampante, desafiando lo heredado
destruí las palabras que esclavizan
y abrí las fronteras para hacer del mundo mi dominio.
 
Solitario también
celoso de toda intención fraterna
y prefiriendo las noches en afán de mi egoísmo.
 
Fue el tiempo del deseo de mis pasos
de saberme el soberano incluso de mi angustia
y desgarrar con furia las verdades de lo incierto.
 
Alzado, imponente y decidido
grabado mi destino en campo sinople
coronado en luna y mis versos cual divisa.
 
Fue el tiempo de aprender las formas
para vencer los miedos impuestos por el siglo.
 
Y en el instante de invernar
dormir sobre el legado de los dioses
que rompieron las cadenas
y se hicieron inmortales en la memoria de todos los caídos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: