CARTA A MARCELA

Amada y eterna prometida,
 
Se me ocurren versos que prefiero sean caricias,
versos libres como tus ojos
como tus labios que pronuncian el te amo mas sincero.
 
Se me ocurre describirte con tu nombre
porque de mar y cielo están hechos tus pasos.
 
Eres, hermosa mía,
el cúlmen de mis días,
la promesa y el sentido de mis actos buenos.
 
Eres redención cuando perdidos
y encontrarnos fue el alivio,
el rescate a las noches sin razones buenas.
 
Pero el poema es para honrar tus sabios cantos
los mantras que definen la certeza de todos los segundos,
la libertad que nos junta
la compañía sincera del silencio de nuestras noches perfectas.
 
Me atiborro de versos que quieren ser de tus ojos
y de momentos, caricias, instantes de plenitud,
caminado juntos con la certeza de amarnos
y proteger nuestros momentos con la fuerza de toda la verdad.
 
Te alabo si, alabo tu belleza intacta
y la transparente palabra cuando sonríes
mientras volamos en las noches nuestras
mientras nos refugiamos en los paisajes que nos prometimos.
 
A ti, Marcela de mis sueños y mis certezas
a ti los poemas siempre escritos
mientras quedan en el olvido los errores del camino.
 
A ti esta carta abierta para honrar tu grandeza
y dejar grabada para siempre la promesa de otra eternidad
acariciando con palabras la esbeltez y la hermosura
con que te premias a ti misma, siendo dueña de todo el universo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: