CUANDO ME FUI, CUANDO ME QUEDO

I
 
Cuando me fui llevaba mis visiones
dejé la casa y volé a encontrarme con el mundo,
buscaba «bautizar la mañana con la honradez del sueño…»
 
La tensión de mis pasos medidos y de la flaqueza de mis gritos
lograron darme luz para entender el camino,
atraje la partida y encontré el alivio.
 
Cuando me fui sentí la calma
de trazarme nuevas rutas a lo incierto.
 
Anduve a tientas pero sin rencores
y entre las esquinas encontré una excusa
para potenciar el canto del destino.
 
Comencé el camino de cultivar la mente
mientras mi cuerpo decaía en las noches de libar sorpresas.
 
Hice lo que quise y atraje mis pruebas,
cuando me fui pensaba que era para siempre.
 
Llegué a la tierra de colores fríos
pero de ternura entre los cálidos suspiros.
 
Prometí versar mis sueños en los idiomas sacros
y meditar en torno al pasado de mis ritos.
 
Cuando me fui dejé una parte que ya está en el olvido.
 
II
 
El siglo trajo la inflexión del curso
y el porvenir se izaba como ola en la tormenta,
dejaba mis joviales terquedades y rencillas
y me atrevi a decantar todos mis delirios.
 
Superado un lustro que había pactado
acepté el retorno al umbral de mi esencia,
supe que debía valorar incluso mi egoísmo.
 
Cuando me fui se olvidaron los recuerdos
y solo conservé el lazo de mi espíritu
que siempre permanece firme y terso.
 
A la deriva otra vez, pero tranquilo
confiando en la marea y en el viento
pero dejándome tentar por los cantos de locura.
 
Renuncié a la tradición y a los espejos
y me rehusé a ser sirviente de lo impío,
mientras me fugaba a los altares propios
y negaba tres veces las causas de mi demencia.
 
Cuando me fui, había tocado el piso,
lo mas profundo que mi decencia permitiera.
 
III
 
Y luego vino una noche de misterio
y la magia prometida se hizo de sonrisas…
labios y miradas acordaban aceptarse cual recuerdo.
 
llegué por fin al puerto de esperanza
donde el horizonte es perfecto en mar y en cielo,
donde el equilibro redunda en plenitud
y bastan todas las promesas.
 
Llegué y ya no hay mas partidas,
altivo estoy cuando por fin me quedo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: