CANTAR DE LA TARDE GRIS

La montaña, de nuevo gris y alentando el frio
el medio día se hizo de vespertinos visos
y las nubes anuncian el toque de queda.
 
Servimos un café saludando complicidades
abrazamos el amor y besamos las sonrisas
mientras anclamos los sueños a nuestros pasos.
 
Cantamos al ritmo del calor de casa
y danzamos pausados mientras nos reímos
y burlamos con ternura la crudeza de la tarde.
 
La montaña se abriga con mantos de niebla
el viento trenza lluvia con adornos de escarcha.
 
La tarde gris en el día del medio
y acunamos la dicha en el hogar prendido.
 
Es nuestro calor el que nos magnifica
es el amor puro el que abriga nuestro acierto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: