CARTAS A UN VIEJO POETA carta 3

Londres, Diciembre 2001
 
Sé que han pasado años sin una nueva carta, de hecho el nuevo siglo ya inicia y tu memoria aún se siente latente en cada recodo de mi pensamiento.
Estoy tan cerca de tus pasos pero tan lejos de tu mente, que me inquieta el momento de cruzar el canal
y saber que puedo sentir los versos continentales que quedaron grabados en las esquinas.
 
Aquí siento la magia de la historia perdida, he encontrado en algunas tumbas críptica inspiración y mayor ensimismamiento que en el nuevo mundo. Confieso que me siento cada noche más de estas calles, así mi rostro se confunda con el de los adornados por «peiots» y coronados en «kipá». No tiene tampoco mi nombre un tartán pero sí tengo la conciencia de otros tiempos.
 
Andando por las calles me encontré a mi mismo renegando a Darwin y en esa disertación pude acercarme a Rée y a Federico y con ellos, entre humo y soledad… apareció tu Salomé y supe del amor perfecto. (le prometí, como todos, dedicarle algunos versos, pero todo esto quedó pospuesto para otros tiempos).
 
Bretaña no es perfecta, amigo, pero siento en cada esquina la emoción de los atardeceres eternos y puedo respirar un aire de total inspiración y plenitud creativa. Sentarme en la Galería o en la Biblioteca Nacional ha sido lo más cercano a una tarde de meditación en el Parnaso. Pero sobre todo, deambular por los cementerios que se abren como parques escondidos, han hecho que pueda darle mayor sentido al laberinto.
 
No sé cuánto tiempo me detendrá esta isla, ni qué montañas o lagos me invitarán a danzar entre paisajes y símbolos, solo sé que este momento es sublime y que mis manos no paran de revivir las experiencias de otras épocas. Soy tan frágil a los vientos de sal que llegan insistentes por el río, que incluso mis venas sienten el deseo de cambiar la genética impresa por el nuevo mundo.
 
Veremos entonces en cual castillo encuentro respuestas, y te contaré de mis hallazgos y mis desaciertos, espera una carta, ojalá con la certeza de haber cruzado el mar buscando las huellas de tus propios discernimientos.
 
Siempre pendiente de tus versos
ED:.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: