LA GUITARRA

Torpes mis manos en arpegio
pero atentos mis odios al ritmo
mientras pulsa el alma la ligereza del afinamiento.
 
Clave de Sol
y el sostenido verso que invita al coro
donde las manos se aúnan en aplausos.
 
La ternura de un compás
y de nuevo la síncopa del viento.
 
Mi guitarra es confidente
y abraza mis mantras mientras sonrío al atardecer,
el mundo se resguarda y yo libero las notas en versos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: