1985

Recuerdo estar en paz
con el decenio intacto a los rencores de los días.
 
Agosto era de vientos
y de esperanza intensa
para emprender decidido las sonrisas plenas.
 
Era el año de asir por fin el lápiz
para grabar los susurros que empecé a entender del alma.
 
Un primer poema buscando siempre la rima tranquila
y un sentido de escritura con el ritmo de mi acento. .
 
Fue el año en que encontré en los pomas
mi fuente de ambrosía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: