SOSIEGO

Y ha llegado la calma
se aplaca la tormenta de mi mente.
 
Puedo dominar los pensamientos
que revolaban con ímpetu en mis días
y hacían que mi alma se agotara.
 
Ya nada importa
y solamente queda lo importante,
ya todo se resume al instante
donde no hay siquiera un pensamiento.
 
Sentir, solo sentir
vivir el ahora y disfrutar
hacer del presente un credo
alejado de vanales distracciones.
 
No caben siquiera los recuerdos
ya pierde su dominio la nostalgia.
 
No tienen espacio los anhelos
se esfuman las ansias
sin dejar un rastro.
 
No existe el mañana
y el ayer se olivida,
reina implacable
el sosegado hoy…
soberano motor de mi destino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: